El evangelio del día
Miércoles, 02 de Abril de 2014 00:00

San Juan: 5, 17-30

Como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así el Hijo da la vida a quien él quiere dársela.

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos (que lo perseguían por hacer curaciones en sábado): "Mi Padre trabaja siempre y yo también trabajo". Por eso los judíos buscaban con mayor empeño darle muerte, ya que no sólo violaba el sábado, sino que llamaba Padre suyo a Dios, igualándose así con Dios. Entonces Jesús les habló en estos términos: "Yo les aseguro: El Hijo no puede hacer nada por su cuenta y sólo hace lo que le ve hacer al Padre; lo que hace el Padre también lo hace el Hijo. El Padre ama al Hijo y le manifiesta todo lo que hace; le manifestará obras todavía mayores que éstas, para asombro de ustedes. Así como el Padre resucita a los muertos y les da la vida, así también el Hijo da la vida a quien Él quiere dársela. El Padre no juzga a nadie, porque todo juicio se lo ha dado al Hijo, para que todos honren al Hijo, como honran al Padre. El que no honra al Hijo tampoco honra al Padre.

Yo les aseguro que, quien escucha mi palabra y cree en el que me envió, tiene vida eterna y no será condenado en el juicio, porque ya pasó de la muerte a la vida. Les aseguro que viene la hora, y ya está aquí, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la hayan oído vivirán. Pues así como el Padre tiene la vida en sí mismo, también le ha dado al Hijo tener la vida en sí mismo; y le ha dado el poder de juzgar, porque es el Hijo del hombre. No se asombren de esto, porque viene la hora en que todos los que yacen en la tumba oirán mi voz y resucitarán: los que hicieron el bien para la vida; los que hicieron el mal, para la condenación. Yo nada puedo hacer por mí mismo. Según lo que oigo, juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió"

 

Horarios de Nuestra Parroquia

Oficina
Lunes a Viernes 9:00 AM a 1:00 PM y 4:00 PM a 7:00 PM / Sábado 9:00 AM a 1:00 PM


Misas
Lunes a Viernes 7:00 PM / Sábado 7:00 PM / Domingo 10:00 AM (Misa con niños), 12:00 PM y 7:00 PM


Confesiones
Todos los días (excepto miércoles) antes y después de las Misas. / Especialmente los jueves de 7:30 a 8:30 PM durante la Adoración del Santísimo.

Adoración del Santísimo
Jueves de 7:30pm a 8:30pm


Rosario
Todos los días de 6:15 a 7:00 PM


Pláticas Pre-Bautismales
Segundo y Cuarto Viernes de cada Mes 7:00 PM


Bautizos
Sábados 12:00 PM


Catecismo
Sábados 10:00 AM a 3:00 PM

 

Pelicula de San Francisco de Asis

<

 


Oracion de San Francisco de Asis

 

 

Fiesta de San Francisco de Asis 2012

 

50 Aniversario de la Familia Educadora en la Fe: FEf

Blog del Padre Juan Martín

 

ASAMBLEA ECLESIAL DIOCESANA

Es un evento que se realiza cada año, en esta ocasión  se realizó del 18 al 20 de Febrero, el tema fue: “VIVENCIA COMUNITARIA EN EL AÑO DE LA FE”.  Preside el Sr. Arzobispo en comunión con Obispos, Sacerdotes, Religiosos y laicos.

En esta Asamblea se analiza, se reflexiona y  se  ora por  la Iglesia de Monterrey para trabajar  en  el  plan  de  pastoral.

A continuación una síntesis de lo que se llevó a cabo.

VIDA COMUNITARIA

La vida comunitaria nace desde que aceptamos  el  llamado de JESUCRISTO “dejarlo todo para ponerlo todo en común”,

Desde ese momento estamos aceptando el llamado de JESUCRISTO  pues  con ésta manera tan generosa de actuar consideramos “ya” a los demás como hermanos y familiares; y eso  es formar una familia nueva,  un pueblo nuevo, es decir EKKLESIA (en griego=Iglesia).

La Iglesia formada por todos aquellos que son agregados al grupo de los que Jesús llama para ser  salvados de su egoísmo, es por esto que algunos de los más ejemplares cristianos de los primeros siglos como Ignacio de Antioquía, Irineo de Lyon enseñaron la necesidad de pertenecer a la iglesia para ser salvados, de tal modo que sostuvieron que “Fuera de la Iglesia no hay salvación.”

La enseñanza según la cual “Fuera de la Iglesia no hay salvación” no tenía por destinatarios a los no creyentes, sino a los que, “habiendo escuchado el llamado de Cristo, renunciaban a ser sus discípulos avergonzados de creer en su palabra”.

Por tanto pertenecer a un grupo o a una comunidad es una bendición, y hay que desarrollar las capacidades que poseemos de desenvolvernos y conocernos y así  facilitar la convivencia con las personas de nuestro entorno y uno de  los principales elementos para lograr a una vivencia comunitaria humana es la ACEPTACION, tanto a mí mismo, como a los demás y que los demás me acepten a mí.

Es indispensable gozar de buenas relaciones humanas para que exista una vida comunitaria Parroquial y darnos a la tarea  primero de estar en comunión con DIOS y con el hermano para que la obra de la evangelización  sea fecunda. Dejarnos de los individualismos,  ser  respetuosos, aceptar las críticas con humildad, y sobre todo no olvidar que “el mayor problema de que una comunidad (llámese familia, grupo parroquial, club…etc.) se acabe es: que dejemos de amarnos”.  Por eso ¡hay que amarnos a pesar de todo!

SS Benedicto XVI cita en la carta por la Cuaresma del 2012 diciendo que: El siervo de Dios Pablo VI afirmaba que el mundo actual sufre especialmente de una falta de fraternidad: “El mundo está  enfermo. Su mal está menos en la dilapidación de los recursos y en el acaparamiento por parte de algunos que en la falta de fraternidad entre los hombres y entre los pueblos”; y ofreció  un medicamento que ya antes SS Juan Pablo II nos había dado:  ”La Espiritualidad de la Comunión”, donde los valores que respaldan la comunión son la Esperanza, la Reconciliación comunitaria, el Dialogo; la Eucaristía, la Oración y  la Palabra que son fuentes que la nutren y la sostienen.

El camino por recorrer en la Espiritualidad de la comunión es:  

PARTIR DE CRISTO: Sin Cristo no podemos hacer nada.               

UBICAR LA COMUNIÓN BAUTISMAL CON LA TRINIDAD: Descubrir la presencia de Dios en nuestro interior.

EL CENTRO EN LA EUCARISTIA: Encierra  la comunión con Dios, pero exige nuestra comunión con el hermano.

PREOCUPARSE POR EL HERMANO: Descubrir el rostro de Dios en cada ser humano y,  en ellos amar a Jesucristo.

COMUNICARSE LOS BIENES: Compartir y comunicarse los bienes materiales y espirituales “por amor”, “no por la fuerza”.

El Señor Arzobispo finalizó la Asamblea con estas palabras: En la Iglesia nadie puede echarse fuera, todos tienen derecho a participar, a dejarse coordinar con mucha humildad.

Desarrollemos esta creatividad con habilidad para que todos tengan un lugar en nuestra Iglesia.  

 

P. Juan Martín

Estamos en Facebook

Centro Vocacional

Arquidiócesis de Monterrey

Vaticano

Noticias del Vaticano

Parroquia San Francisco de Asís

Colegio Militar esq. con Laureles Col. del Prado CP 64410 Monterrey, NL, México.
Teléfono: (81) 8375-0731